By Emol |

Los tormentosos capítulos que Tiger Woods deja atrás con su conquista del Masters de Augusta | Emol.com

Y un día el "Tigre" volvió a rugir. Fueron 11 años de espera para ver a Tiger Woods levantando nuevamente la copa de un major. Lo hizo en el Masters de Augusta, el certamen grande que más veces ha ganado (5).


Noticia relacionada

Y hasta que un día regresó el "Tigre": Tiger Woods vuelve a ganar el Masters de Augusta después de 14 años

Y hasta que un día regresó el "Tigre": Tiger Woods vuelve a ganar el Masters de Augusta después de 14 años

El mejor golfista de todos los tiempos otra vez toca el cielo, aunque volver a lo más alto no fue nada fácil. Tuvo que enterrar tormentosos capítulos que dejaron su carrera por el suelo.


La historia más oscura del estadounidense comenzó en 2009. Ese año marcó un antes y un después, luego que protagonizara un lío que lo involucró en infidelidades a su mujer. Él mismo admitió tener adicción al sexo.


Tras este hecho anunció su alejamiento momentáneo del golf "para entregar más tiempo a su familia e intentar salvar su matrimonio". Pero no fue suficiente, porque al poco tiempo se reveló que sus esfuerzos por mejorar mediante tratamientos y buenos comportamientos no ayudaron. Su relación conyugal llegó a su fin en 2010. Ese mismo año decidió regresar a la cancha.


Sin embargo, el retorno no fue el esperado y su carrera comenzó a decaer, siendo más escasos los logros obtenidos. De hecho, entre 2012 y 2016 participó sólo en cinco torneos, de los cuales en tres resultó victorioso. Las constantes lesiones en la espalda le pasaron la cuenta y tuvo que operarse en cuatro ocasiones.


Noticia relacionada

Infidelidades, lesiones y escándalos: Tiger Woods, la decadencia de un astro deportivo

Infidelidades, lesiones y escándalos: Tiger Woods, la decadencia de un astro deportivo

Surgió entonces la dependencia a los fármacos para tratar el dolor. Tocó fondo una noche de mayo de 2017, cuando fue detenido en Florida por conducir ebrio.


"Era incapaz de caminar por sí mismo", decía el informe policial emitido aquel día. El resultado final del análisis toxicológico desnudaba su verdadero problema: La enorme suma de antidepresivos y calmantes tenían su efecto.


A esa altura, ex número uno del mundo ya había perdido una millonada de su fortuna y los patrocinadores ya no confían en él. Pero el "Tigre" no bajaría los brazos y regresaría a luchar con todo.


En septiembre de 2018 nuevamente ganaba un título en el circuito y siete meses después volvía a conquistar un major, esta vez el Masters de Augusta.


"Tuve que pelear mucho para volver al triunfo... Fui muy afortunado de tener otra oportunidad de hacer algo que me encanta hacer", expresó muy emocionado tras ganar el título ayer domingo.


El "Tigre" está de regreso y con 43 años espera seguir dando pelea tal como lo hizo en aquella época gloriosa que lo llevó a lo más alto del golf mundial.